lunes, 9 de mayo de 2016

Ruta 147. Circular por los Campos del Espino y Hernán Perea.



 Cruce de pistas Don Domingo / Campos del Espino - Cueva Paría - Viejo Camino - Cañá del Rincón - Sima del Hundimiento - Viejo camino del Calar de las Camarillas - Cortijos de Camarillas - Tiná de los Enamorados - Refugio Monterilla

22 km - 04/05/2016


Salimos desde el cruce de la pista, pasada Rambla Seca en el tramo que sigue hasta Don Domingo, donde sale la Pista de los Campos del Espino.




Con su promedio de 1.700 metros de altura se eleva una desolada altiplanicie que no se parece a nada que hayas visto antes. Con una extensión de más de 5.000 hectáreas  la vista se pierde. Desprovista de árboles, con extensos parajes donde pastan los rebaños de ovejas segureñas y manadas de muflones nerviosos encontramos numerosos refugios de pastores ahora reconvertidos.

El caminar se hace ligero, sin apenas esfuerzo por pendientes poco pronunciadas y disfrutando de extensas vistas engalanadas de tonalidades cromáticas que adornan los parajes y deleitan los sentidos a nuestro paso.

Del cruce de los Campos del Espino caminamos dirección noroeste hacía la Cuerda de la Nieve hasta toparnos con el Cortijo, Tiná, balsa y Refugio de Cueva Paría.



Seguimos camino en dirección noreste y al otro lado de la raspa rocosa que nos separa de Pinar Negro, paralelos a este por un precioso, viejo y sorprendente camino lleno de novedades y la sorpresa de encontrar un quebrantahuesos en uno de los pocos pero magníficos salgareños de esta zona, levantó el vuelo y nos acompañó sobrevolando nuestras cabezas durante un buen trayecto.





Este camino sale al encuentro de la pista de los Campos del Espino a la altura del Refugio y Tiná de la Cañada del Rincón, rodeamos por la pista el Calar de la Cañá del Rincón para acercarnos a la Sima del Hundimiento.








Seguimos hasta la pista y un poco más adelante nos desviamos por el Viejo Camino del Calar de las Camarillas, lo rodea y baja hasta una vasta extensión de campos de labor del Cortijo de  Camarillas.







Cortijos de las Camarillas. José Gómez Muñoz los menciona en su libro Campos de Hernán Pelea

Por la verde y fértil ladera, rodeando los cultivos de cereales que intentan progresar ahora que el frío no es tan intenso y el sol los calienta, eso con permiso de las vacas y muflones d la zona. Llegamos a la Tiná de los Enamorados, pegada a un roquedal y al abrigo de este.


Frente al Morro de Cagasebo y dirección sur nos acercamos hasta el Refugio de Monterilla. En este punto y por circunstancia que no vienen a cuento contar, unos se dirigen con paso apretado por la pista a los coches y otros que disfrutan de unos días de asueto en Don Domingo por detrás del refugio a buscar el Cortijo de las Marianas y la Tiná de los Benignos para llegar al coche.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos importa tu opinión... deja un comentario.