viernes, 19 de enero de 2018

Ruta 195. Circular desde El Cantalar, Cabeza Rubia, Hoyos de Muñoz, Las Bonas y Tranco de la Carrasca.

Aula de la Naturaleza "El Cantalar" – Camino de Cabeza Rubia – Collado de Cabeza Rubia – Viejo camino de Cabeza Rubia a los Hoyos de Muñoz – Tranco de Aguas Blanquillas – Fuente de Aguas Blanquillas – C.F. de los Hoyos de Muñoz – Llanos de los Hoyos Muñoz – Fuente de Hoyos Muñoz – Viejo Camino de las Bonas – Tranco del Peñón de Muñoz – Cortijo de las Bonas de Arriba – Pista a la Torre de El Vinagre – El Cortijillo – Viejo camino de la Torre del Vinagre a la C.F. del Pecho de las Instancias – Cruce de la C.F. del Pecho de las Instancias con la C.F. de los Hoyos de Muñoz – Viejo camino del Cerro de la Lobera – Cruce a los Hoyos de Muñoz – Cruce al Raso del Tejar – Tranco de la Carrasca – Fuente de Aguas Blanquillas – El Cantalar.



17/01/2018  |  17 km  |  700 m.d.+.a.
 


Salimos del aparcamiento del Aula de la Naturaleza El Cantalar y por la pista de la barrera seguimos hasta una curva donde parte el camino de Cabeza Rubia.







César nos contó esta leyenda:

"Leyenda: El nombre del monte Cabeza Rubia"

"En tiempos de la España napoleónica había un gobernador en Cazorla que tenía una hija que estaba enamorada de un rubio y guapo soldado francés, cuando huyeron tras la reconquista esta quedó embarazada y con tal ofensa no podía vivir el gobernador, así que mandó a su hija al Cortijo del Calerón. En este cortijo vivía un matrimonio que la mujer también estaba embarazada, cuando dio a luz nació la niña muerta, mientras tanto la hija del gobernador al dar a luz murió dejando huérfana una preciosa niña que adoptaron los cortijeros. Con el tiempo creció la niña siendo la más guapa del Valle, destacaba su melena rubia que pronto hizo ojo a un pastor de la zona, se enamoraron y compartían horas alejados de la gente en un monte cercano al cortijo. La madre del pastor, que era medio bruja, estaba muerta de celos y preparó una pócima para envenenar a la joven. Cuando murió el pastor enamorado la enterró en el monte que fue testigo de su amor furtivo. Desde entonces al monte lo llamaron Cabeza Rubia."

En el foro turismoencazorla hay otra verión de la leyenda:
 

  ..........................................


En subida hasta el collado donde hay otro cruce, un camino en bajada que lleva al Cortijo del Calerón, el cortafuegos que sube a Cabeza Rubia y el sendero que sigue hasta una zona muy enmatojada, aquí se convierte en una senda con algunos pasos malos hasta llegar al Tranco de “Aguas Blanquillas” que nos sube a la pista.




Este viejo camino comunicaba El Cantalar con Aguas Blanquillas, o posiblemente Arroyo Frío con la C.F. de los Hoyos de Muñoz. 








 Vistas desde la pista cerca de la Fuente de Aguas Blanquillas
 
Por la pista seguimos hasta la Fuente de Aguas Blanquillas, en el barranco se observan distintos refuerzos del viejo camino hoy tapados por los detritus de la pista.





Más adelante parte el viejo camino que baja hasta la C.F. de los Hoyos de Muñoz, las ruinas de la casa, de un horno y el piñero.






En la parte baja unos llanos y varios pinos piñoneros de gran porte. Detrás de la casa parte el camino que pasa por la fuente y gira a la derecha buscando el paso o Tranco del Picón de Muñoz, hay que ir con ojo de no dejarlo porque si bajas mucho te “empoyetas” en las ricas del Barranco del Calerón y si subes más de la cuenta te pasas el tranco que es el único paso posible en el escarpado cerro.








El camino desciende bruscamente después del Tranco del Picón de Muñoz y comienza a suavizar llegando a los llanos tupidos de carrascas. 


Perdemos repetidamente el camino y lo encontramos llegando a la parte final de este, pasamos paralelos a la Fuente de las Bonas y el cortijo cercano a esta, pero a cierta distancia hasta salir a la pista frente a las ruinas del Cortijo de las Bonas de “Arriba”.

 
La pista en dirección oeste te lleva a la carretera, a la altura del hotel Noguera de la Sierpe, en el sentido que llevamos nosotros baja hasta Coto Moreno y enlaza con la carretera de la piscifactoría para vadear el Guadalquivir por el puente de la Torre del Vinagre.


Pasamos las ruinas de dos cortijos o tinadas y llegamos a otro habitado, El Cortijillo, de aquí parte un camino que sube para enlazar con el que andaremos después, el viejo camino a los Hoyos de Muñoz y que curiosamente en la parte superior vemos una traza de viejo camino bien ahormado que baja dirección El Cortijillo (habrá que investigar la zona).







Más adelante, cerca de la carretera, en una curva de la pista sale el camino que sube (atravesando el Arroyo de los Yeseros) hasta enlazar con el cruce de la C.F. del Pecho de las Instancias con la C.F. de los Hoyos de Muñoz.












A la izquierda se descuelga buscando el Arroyo de la Gracea y el Cortijo del Robledillo para salir a la pista de Roblehondo y a la derecha sigue hasta la C.F. de los Hoyos de Muñoz pasando por el Cerro de la Lobera. En el camino encontramos cruces de caminos que se descuelgan por el barranco dirección a Las Bonas y que tenderemos que investigar.




Video desde el camino de los Hoyos de Muñoz








Una trocha para acortar la curva pronunciada de la pista nos deja en el cruce del Camino del Raso del Tejar, este queda a la izquierda de nuestra marcha y seguimos hasta el collado donde parte el Viejo camino del Tranco de la Carrasca, sinuoso y como todos estos viejos caminos, abandonado.

 







Salimos de nuevo a la pista cerca de la Fuente de Aguas Blanquillas, cegada por la toba y que se intenta reparar sin éxito. Seguimos la pista y cerca del Cantalar hacemos un atajo al larguísimo tramo hasta la curva de bajada.