lunes, 19 de diciembre de 2016

Ruta 164. Circular desde el Aguascebas, Cortijos de Las Pepas y Poyollano



Guarondo (embalse del Aguascebas) - Cascada de Chorrogil - Sendero a la Morra y Poyollano - Cortijo de Las Pepas - Camino a Poyollano - Cortijo de Poyollano - Sendero de Lancha de Candiles - Embalse del Aguascebas.

Parada en el Mirador de la Osera y Comida de hermandad de Frescales en Santo Tomé.




14/12/2016 - 8 km de ruta circular.


En esta ocasión nos hemos juntado un año más con la intención de hacer una pequeña circular para terminar a medio día y relaizar la comidad de hermandad que es habitual entre el grupo de "los frescales", el recorrido circular desde el Embalse del Aguascebas y comida en Santo Tomé en restaurante Baécula, menú variado, abundante y a precio razonable.





Salimos del aparcamiento y área recreativa del Embalse del Aguascebas para coger la pista del Tranco del Acebo hasta la Cascada de Chorrogil.





Seguimos la pista hasta donde comienza a bajar buscando la pasá de la Majada de Manguillo para tomar a la derecha de nuestra marcha el sendero que sube hasta Poyollano, hay otra opción posible y es la de buscar la Escalera de la Morra cosa que descartamos en el día de hoy.





Llegando a Poyollano y por el paso entre rocas, disfrutamos de vistas impresionantes al embalse y Navazalto, entre bancales y rincones mágicos encontramos setas negrillas de pino y al llegar al Cortijo de Las Pepas alguna seta de cardo en la magna explanada que alberga la vivienda.









Un sendero que parte del Cortijo de las Pepas no lleva buscando el paso por la cerrá donde el Aguascebas de Chorrogil busca precipitarse en sonora cascada para abastecer el embalse.

Paso sencillo, por la ausencia de abundante caudal, en un remanso del río entre la cerrá de arriba y la cerrá de abajo que busca la cascada.



Damos de lado a la valla que rodea al Cortijo de Poyollano y pronto enlazamos con el sendero señalizado de Lancha Candiles, la vegetación se abre dando paso a una fabulosa nava donde tiene la entrada de vehículos el Cortijo de Poyollano.





El sendero nos lleva a pasos y trancos esculpidos en la roca y nos devuelve a la vertiente del embalse donde ganamos de nuevo en vistas y regreso a la pista que nos lleva al aparcamiento.






De regreso a Santo Tomé paramos en el Mirador de la Osera para contemplar el mágnifico paisaje que este ofrece.  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos importa tu opinión... deja un comentario.