lunes, 20 de octubre de 2014

Ruta 86. Circular al Empanadas.



Pino Félix Rodríguez de la Fuente - Collado Cerecino - Hoya de las Parideras - Navalasno - Empanadas - Alto de la Cabrilla - Cuerda del Empanadas - Nava del Polvo - Navalasno - Poyos de la Carilarga (mirador improvisado) - Collado Cerecino - Pino Félix Rodríguez de la Fuente.
20 km - 1000 mt desnivel acumulado - 8 horas.



16/10/2014

Salimos del Pino Félix Rodríguez de la Fuente y bajamos por la pista hasta pasar una tajea de paso de agua. En este punto nos desviamos a la derecha y en subida vamos buscando la senda, poco definida, que sube por el Collado del Cerecino.






Ganando altura mejoramos en vistas y una vez en la Hoya de las Parideras subimos un poco más para bajar por un portillo hasta Navalasno.





Rodeamos dirección este el Aguadero Alto y por el Barranco de los Chorreones ganamos altura para coger la Cuerda de los Tres Mojones que nos deja a los pies del Empanadas.





Acometemos la fuerte subida al Empanadas parando a recrearnos con el paisaje en un día espléndido y libre de nubes. Aguadero Alto, Nava Noguera, Los Campos de Hernán Perea, Las Banderillas, etc.




Una vez arriba las nieblas que tuvimos antes de llegar a Cazorla se han quedado fijas en el Valle y la Loma. Hacía Castril y Pozo Alcón también lo cubre las nubes bajas, pero los Barrancos de Túnez y la Magdalena están en todo su esplendor, libres de bruma para apreciar su paleta de colores.









No tenemos prisa en seguir y disfrutamos de cada rincón al que nos alcanza la vista. Hemos acertado en el día, no hace frío, no corre viento y está despejado.
Después de un buen rato retomamos la marcha y en vez de seguir la cuerda decidimos ir en diagonal al Alto de la Cabrilla para disfrutar de Navalasno y lo que lo circunda desde una imagen cenital.







Al igual del Empanadas las vistas son fabulosas y escudriñamos cada rincón en los 360º de esta accesible atalaya.



La bajada es otra cosa… por no volver por nuestros pasos bajamos en diagonal buscando la cuerda del Empanadas pero nos encontramos un terreno mucho más quebrado que en la subida y hay que rodear dolinas y grietas de cierta entidad.

Una vez en la Cuerda del Empanadas vamos llegando a picos y miradores naturales a la Sierra de Castril, a sus impresionantes barrancos y a su abrupta orografía.




Por el Picón del Durillo iniciamos el descenso de la Cuerda para bajar a la Nava de los Trancos y sin coger la cuerda de la Loma de las Cabrillas seguimos hasta llegar a la Nava del Polvo. Decidimos dejar el Pico de las Covachas y el Cerro de los Tornajos para otra visita. Seguimos por este cómodo piso, aunque los Piornos nos están dando “porsaquillo” todo el camino, y salimos a la extensa nava de Navalasno… esta tarde parece “El Serengeti”, encontramos por decenas los muflones, cabras y ciervas, que se asustan lo justo y nos dejan ver lo tranquilos que pastan aquí los animales.








Nos encaminamos al final de Navalasno y donde comienzan los pinos subimos para acercarnos a la Torcas de Navalasno. Al llegar al filo un abismo se abre a nuestros pies, impresionantes cortado que no tienen que envidiar a los Poyos de la Carilarga. Abajo se aprecia el cinto y frente a nosotros el Caballo de Acero y la Lancha de las Huesas.






Regresamos a buscar el portillo que de nuevo nos lleva a la Hoya de las Parideras y de regreso al Collado del Cerecino, para bajar a la pista y regreso al Collado de la Zarca o Zarza donde se encuentra el Pino Félix Rodríguez de la Fuente y el camino a la Nava de Paulo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos importa tu opinión... deja un comentario.