lunes, 16 de diciembre de 2013

Ruta 56. Torcales del Lobo desde la Trinchera.



La Trinchera – Vado de las Carretas – Cortijo del Poyo Tribardo, Tribaldo o Trivaldo (según el mapa que mires) – Tranco de Juan Domingo – Cuerda de la Marcolla – Cañada del Postero – Pino de la Artesilla – Barranco del Postero – Tranco del Lobo – Morra de las Grajas – Repisa y arco de piedra de la Morra de las Grajas – Cerca de la Charcona – Descenso al Prao de la Misa – Guadalentín – La Trinchera.





 
14.12.2013

Salimos de La Trinchera y por la pista señalizada como la Senda de los Pescadores, bajamos hasta el Cortijo del Vado de las Carretas. Descendemos hasta el Guadalentín y cruzamos por el Vado de las Carretas.  


 







Seguimos por la pista hasta llegar a las ruinas del Cortijo del Poyo Tribardo, Tribaldo o Trivaldo (según el mapa que mires).








Desde aquí sale un sendero que busca los pinos y marcado con un hito se define como un viejo camino de piedra que nos lleva hasta el Tranco de Juan Domingo. Un camino de vistas espectaculares… Frente a nosotros, marcando el horizonte, la cuerda del Calar de Juana, Puerto Pinillo, Cerro de la Tableta, Puntal del Buitre, El Cabañas y el omnipresente Picón de Hernández.













Justo debajo la Cañada del Mesto, por donde discurre el Guadalentín en su camino hasta el Embalse de la Bolera. La junta del Arroyo de los Tornillos de Gualay y el Guadalentín en la conocida Cerrá de la Canaliega y el Cortijo de la Paulera. Casi arriba el sendero se junta con un jorro que pronto se convierte en pista cerca de la antena de telefonía. Descendemos un par de km para desviarnos a nuestra izquierda para buscar la Cañada del Postero y el Pino de la Artesilla.














Famoso pino de colosales dimensiones, aunque a decir verdad en toda la cañada hay ejemplares dignos de reconocimiento. En otra ocasión, en 2012, bajamos algo perdidos por el Calderón de la Vacía y encontramos un pino de dimensiones y altura mayor al de la Artesilla. 












Remontamos el Barranco del Postero y rodeamos la valla cinegética, tirada en distintos tramos y que no atravesamos por no saber si al otro lado estaría derribada también (cosa que es cierta, está derribada) y bajamos un poco para luego subir al mirador entre el Pico del Tranco del Lobo y la Morra de las Grajas. En esta ocasión decidimos no ir hasta la Expalnada de los Maquis (habíamos estado antes los dos) y dedicar más tiempo a la Repisa y Morra de las Grajas con la idea de bajar al Cortijo de la Charcona.








Pasamos la Repisa y el Arco de piedra para rodearlo y subir de nuevo a la cuerda… la cosa se complica y hay que andar con pies de plomo, la nieve, el hielo y la fuerte pendiente hacen complicado remontar las piedras y buscamos un camino en el que predomine la hierva y la hojarasca. 



















Una vez arriba nos encaminamos al Cortijo de la Charcona y las Fuentes, La de la Charcona y la Umbría… frente al Pico de La Charcona y la Cueva vemos que se nos va  a ir demasiado tiempo en hacer lo previsto y después de coger fuerzas nos encaminamos a la bajada que sabemos es comprometida por el fuerte desnivel que hay que bajar.


Comenzamos a bajar con un zigzagueo continuo por donde mejor se aprecian los caminillos de los animales y evitando las umbrías y zonas de piedra que están heladas. El descenso es vertiginoso y pronto alcanzamos el Prao de la Misa junto al Guadalentín. Seguimos su curso por un precioso camino acompañados por el rumor del agua.
En donde termina la Cerrada de la Loma del Caballo de Poyo Manquillo giramos a la derecha remontando un cauce seco y una cañada hasta encontrarnos con la pista que bajamos en el comienzo de la ruta. En la primera curva giramos ahora a la izquierda para remontar un pedregal por la Asperilla hasta La Trinchera, punto de inicio y fin de esta ruta.










2 comentarios:

  1. Hola Ubeda.
    Que maravilla de ruta y sus vistas, Las sierras de Cazorla siempre nos guarda algo tan maravilloso como esta que nos traes hoy.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos... veo que eres un fiel seguidor nuestro... espero seguir mostrando viejos caminos que son legado y patrimonio heredado. Ojalá las administraciones pusieran un poco de interés en conservar y promover estos caminos olvidados y en su día tan importantes en las comunicaciones por lugares, aparentemente, imposibles de transitar… todo un logro con las herramientas con las que disponían entonces.
      Saludos.

      Eliminar

Nos importa tu opinión... deja un comentario.