miércoles, 27 de noviembre de 2013

Ruta 54. Pino de las Tres Cruces – Puerto Pinillo – Peña Juana – Calar de Juana.



Del Pino de las Tres Cruces a Puerto Pinillo pasando por C.F. de Gualay y famoso Puente. De Puerto Pinillo a Peña Juana, cresteo y vértice geodésico del Calar de Juana bajando hasta encontrar viejo camino. Nos acercamos a los “miradores naturales” al final del Calar con vistas al Guadalentín y Canaliega, Tranco del Lobo y Almicerán. Al otro lado Peña de los Tornillos, Praera Marchante, Picón de los Halcones, Vado de los Perrillos y Cerrada del Pintor. Vuelta a la C.F. de Gualay (ruinas) por el viejo camino que la unía con la Casa del Molinillo por el Collado de los Arredraeros y regreso al Pino de las Tres Cruces.










Llegamos a las 9:00 de la mañana al Pino de las Tres Cruces con – 6º C. Bien abrigados comenzamos la ruta por la pista hasta encontrar el viejo camino,  que a modo de atajo, nos conduce a las ruinas de la C.F. de Gualay.










Poco más abajo encontramos el Puente de Piedra sobre el Arroyo de los Tornillos de Gualay. Nos acercamos al vado que hace la pista en el arroyo para fotografiar la plancha de hielo que la gélida noche ha dejado.








En la explanada “escarchada” nos orientamos para coger el viejo camino que nos lleva al Collado de Puerto Pinillo. Si nos situamos de espaldas al Puente de Gualay de frente sale el viejo camino. A la derecha la pista al Pino de las Tres Cruces y a la izquierda la pista, que más tarde se convertirá en el viejo camino de regreso.




Subimos la espectacular cuesta, no por lo empinada, si no por su especiales vistas. El Aguilón del Loco, El Gilillo, los Poyos de la Mesa… etc. Y como referencia el Cerro de La Tableta llegamos a Puerto Pinillo y nada más volcar a la otra vertiente se divisa el Picón de Hernández, La Bolera, Peña Quesada y los llanos del Almicerán bajo la bruma.
















Bajamos hasta dar con un hito que nos adentra entra pinos y nos conduce por lo que parece el cauce seco de un arroyo a lo alto de la cuerda del Calar de Juana. 



Seguimos la cresta, dando de lado a un macizo de rocas, hasta pasar por encima de Peña Juana con sus 1887 mt.










Seguimos por la cresta, sorteando dolinas y neveros, hasta el vértice geodésico del Calar de Juana. La subida hasta el vértice no es sencilla y el hielo lo complica más si cabe.








Buenas vistas las de las Hoyas del Cerecino, sin despreciar las que se abren más al fondo en los 360º alrededor.







Ahora en bajada buscamos el camino viejo que unía la Casa del Molinillo por el Collado de los Arredraeros y la C.F. de Gualay. Una vez en el camino bajamos un poco para acercarnos al final de la Cuerda del Calar de Juana para contemplar desde los “miradores naturales” las vistas al Guadalentín y Canaliega, Tranco del Lobo y Almicerán. Al otro lado Peña de los Tornillos, Praera Marchante, Picón de los Halcones, Vado de los Perrillos y Cerrada del Pintor.













Regresamos al viejo camino que nos lleva por parajes que nos dejan con la boca abierta. Precioso el camino… ejemplo de la ingeniería “serrana”, sus recalzos de piedra, su orientación, el sentido común para salvar desniveles por barrancos imposibles… todo un recreo para los que disfrutamos de este patrimonio que nos legaron, nuestros antepasados, con su esfuerzo y trabajo artesano.











Luego el camino se hace más ancho y pasamos por un llano que sale el sendero que nos bajaría al Vado de los Perrillos y a la Fuente del Borbotón, comienzo de la Cerrada del Pintor.



Llegamos a las ruinas de lo que fue la C.F de Gualay y de regreso por donde bajamos hasta el Pino de las Tres Cruces, punto donde partimos y termina esta ruta. 






Avistamiento del quebrantahuesos Blimunda, se trata de un ejemplar inmaduro pero que goza de estupenda salud y con un interesante proceso de muda de plumaje según nos informan desde la Fundación Gypaetus, con la que hemos contactado para informar del avistamiento.